Blitzkrieg SARS-CoV-2 (VI): Está naciendo un régimen, ¡afilen sus hachas de combate!

zwEl su libro, «El Mundo de Ayer» (1942), Stefan Zweig narró de una manera sensacional los primeros años del siglo XX, antes de que comenzara la Primera Guerra Mundial. Creo que es un libro que todo europeo debería leer. Al hacerlo uno descubre que fueron unos años maravillosos en los que Europa se comía el mundo; en las calles reinaba el optimismo, arrullado por el progreso y los avances científicos, llevaban varias décadas en paz y los ciudadanos, que otrora se batían en terribles batallas, viajaban por todos los países haciéndose amigos de sus compañeros de continente. En sus páginas se dejaba entrever los orígenes de cierta corrupción moral que sería crucial para explicar las dos guerras mundiales pero la gente era feliz en aquellos años y poco caso se hacía al respecto. Cuando uno lee «El Mundo de Ayer» queda siempre sobrecogido por dos cosas. En primer lugar, se puede trasladar la década de 1900 a 2000 coma por coma, lo que siempre es muy terrorífico viendo cómo acabaron entre 1914 y 1948. En segundo lugar, se puede ver cómo hasta las sociedades más seguras y prometedoras pueden venirse abajo si sus ciudadanos no protegen con pundonor unos valores que, hasta ese momento, se han dado por descontados.

Seguir leyendo “Blitzkrieg SARS-CoV-2 (VI): Está naciendo un régimen, ¡afilen sus hachas de combate!”

Blitzkrieg SARS-CoV-2: De la prensa, el gobierno y el coronavirus (V)

Quizá no aprendamos nada de esta crisis. Quizá cuando todo pase, que pasará, volveremos al estado previo. Reanudaremos la vida que llevábamos porque era cómoda, tranquila y teníamos cosas. Creo que será difícil que queramos ver las cosas de otra manera y enfrentarnos a la cruda realidad de nuestra existencia. Sin embargo… somos humanos, y hemos hecho grandes cosas a lo largo de la historia. La parte más optimista de mí quiere pensar que aprenderemos la lección. La cosa es que si salimos aprendidos no nos quedará otra que promover una brusca revolución.

El nivel de infamia del dúo gobierno + prensa comienza a ser tan indignante, insultante y grotesco que empiezo a darme cuenta de que ni en mis peores divagaciones podría haber llegado a creer que llegaríamos a donde estamos. Queda sobradamente demostrado que estamos en guerra, una guerra contra un virus, pero una guerra. En ese sentido, todo aquel que sabotee los esfuerzos bélicos de la humanidad debería ser considerado un enemigo de la nación. Es por ello por lo que creo que si los cauces de la justicia van por donde deben ir, todo el gobierno y gran parte de periodistas deben (y espero sea así) acabar entre rejas. Por el bien de todos, especialmente el suyo.

¿Y a qué viene todo esto? Como bien sabemos todos, nos encontramos en medio de una pandemia mundial de terribles proporciones. Hemos sido todos más que pacientes con nuestros líderes, los que se supone que están ahí arriba cobrando una pasta con una sola misión: garantizar la seguridad y la felicidad de los españoles. La traición e ineptitud de nuestro gobierno ha cruzado todos los límites, y es por ello por lo que estoy ya convencido de que la tregua que les hemos dado para que trabajen con libertad en pos de solucionar la crisis ha llegado a su fin. Que nadie me malinterprete, no estoy llamando a romper la cuarentena ni a desobedecer a las fuerzas del orden. Hablo de otra cosa.

Seguir leyendo “Blitzkrieg SARS-CoV-2: De la prensa, el gobierno y el coronavirus (V)”

Blitzkrieg SARS-CoV-2: La amenaza crece, ¿pero qué sexo tienen los ángeles? (IV)

En 1453, tras un milenio de historia, el Imperio Bizantino estaba a punto de caer. Ante sus murallas se encontraba una pujante y poderosa civilización, los Otomanos (los turcos). Ya rascaban los turcos las murallas, que estaban a punto de venirse abajo, cuando un encendido debate se llevaba a cabo en las calles de Constantinopla. ¿De qué hablaban los Bizantinos? ¿De cómo resistir? ¿De estrategia militar? ¿ De cómo mantener la esencia heredada del Imperio Romano bajo el Islam? No… Hablaban del sexo de los ángeles. De si los ángeles tenían sexo, sí señor, de eso se hablaba en Bizancio el día antes de que la civilización se extinguiera. ¿Y a qué viene esto hoy?

Ni en sueños pensaba el gobierno que iba a tener tanto poder, y eso me preocupa. Habiendo demostrado sobradamente su ineptitud para combatir esta crisis, poniendo en evidencia que sus políticas siempre han luchado contra entidades irreales o imaginativas (el patriarcado, la emergencia climática…) siendo unos completos inútiles con los problemas reales.

Seguir leyendo “Blitzkrieg SARS-CoV-2: La amenaza crece, ¿pero qué sexo tienen los ángeles? (IV)”

Blitzkrieg SARS-CoV-2: ¡ESTADO DE ALARMA! Diario de la crisis del coronavirus (III).

bb

La infección por SARS-CoV-2 progresa ante la inoperancia de las autoridades. Pero hoy hay una novedad: Reino Unido ha decidido explorar una vía alternativa, lo que abre determinadas incógnitas. En un principio, la primera impresión es criticar esta medida, pero es de esperar que Johnson se esté dejando aconsejar por epidemiólogos y economistas, por lo que vamos a analizarlo. En resumen, el plan es no hacer nada, dejar que el virus corra por el país. Con ello se intentará conseguir que todo el mundo se infecte rápido. Eso conllevará que millones de personas desarrollen un cuadro leve y queden inmunes, por lo que posteriormente será más difícil que el virus avance. (Si en condiciones normales una persona A se lo pega a B y esta a C, siendo C un paciente de riesgo, si resulta que B ya ha pasado la infección hace un mes es posible que C no llegue a contagiarse). Para ello han pedido que todos aquellos que tengan síntomas se confinen 7 días en casa y lo prudente sería que la población de riesgo (ancianos, inmunodeprimidos…) no salgan de casa en una temporada. Pretenden con ello proteger la economía, pues está quedando cada vez más claro que se ha cruzado un punto de inflexión y que todos vamos a recibir un buen golpe en lo tocante a la economía, siendo probable que tardemos años en recuperarnos. Por ello, ventajas e inconvenientes:

Seguir leyendo “Blitzkrieg SARS-CoV-2: ¡ESTADO DE ALARMA! Diario de la crisis del coronavirus (III).”

Blitzkrieg SARS-CoV-2: Diario de la crisis del coronavirus (II).

Dada la cantidad de gente que ha leído mi último post sobre el coronavirus, y debido a que muchas cosas me rondan por la cabeza y quiero compartirlas, he decidido volver a escribir sobre el tema. Si alguien quiere releer el primer artículo está aquí.

Nicolás Maquiavelo fue un diplomático italiano que sobre todo es conocido por sus escritos sobre política y filosofía. Su libro “El Príncipe” (1513) ha sido uno de los manuales de comportamiento favoritos de la mayor parte de líderes del mundo. Pese a que tenga ya medio milenio, sus enseñanzas no han dejado nunca de tener vigencia, y desde aquí recomiendo a todo el mundo leerlo cuando tenga tiempo, quizá sea una buena idea para una tarde de cuarentena. Entre sus muchas frases destacadas, una que nos viene como anillo al dedo hoy es:

El que tolera el desorden para evitar la guerra, tiene primero el desorden y luego la guerra.

En nuestro caso, todos temíamos que llegara la guerra, que no podía ser otra cosa que el colapso absoluto de nuestras economías. Para ello nuestros líderes han hecho una pésima gestión de la situación desde el principio. Por ejemplo nosotros, los españoles, dependemos bastante del turismo, que nos brinda un porcentaje muy alto de nuestro PIB, y todavía está por ver cómo de fuertes serán los estragos de esta nueva situación. Estos políticos que nos dirigen vieron el desorden: China colapsada, rápida propagación a otros países, primeros casos en España… Y esto se veía venir. Dicen que han seguido recomendaciones de expertos, pero me cuesta creerlo. Pase lo de Italia, que fueron los primeros europeos en sucumbir, pero lo nuestro no tiene nombre, pues podíamos haberlo prevenido mucho antes.

Seguir leyendo “Blitzkrieg SARS-CoV-2: Diario de la crisis del coronavirus (II).”

Blitzkrieg SARS-CoV-2: Mi opinión sobre el Coronavirus:

En los años cuarenta del siglo pasado, los alemanes desarrollaron una nueva táctica de guerra llamada Blitzkrieg, o “guerra relámpago”. Quizá sabiendo lo dura que había sido la Primera Guerra Mundial, con cientos de miles de soldados enfangados en las trincheras durante años, quisieron sorprender a sus enemigos con un ataque sorpresa con el que realizar una rápida penetración en el territorio rival para conseguir derrumbar al ejército enemigo antes incluso de que pueda presentar batalla. De aquella manera, los alemanes dieron la orden de atacar el frente occidental, en Bélgica y Países Bajos, un 10 de mayo, consiguiendo conquistar París y con ello tumbar a Francia el 14 de junio, un mes después. ¿Y a qué viene este recordatorio histórico? Porque la situación con este nuevo coronavirus parece, en mi opinión, un claro ejemplo de Blitzkrieg.

A lo que hemos querido reaccionar ya lo tenemos hasta en la cocina.

Resultado de imagen de blitzkrieg

Antes de proseguir me gustaría dejar claros varios puntos.

En las siguientes líneas voy a dar mi opinión. No es la opinión de los expertos, no son las recomendaciones del ministerio ni tiene por qué corresponderse con la certeza, aunque a veces haré referencias a datos reales. No es la postura oficial de mi hospital ni de mi institución. Solo mi opinión personal.

No soy un experto en epidemiología, no tengo cargos políticos ni información privilegiada. Soy solo un especialista en Medicina Interna y trabajo en un hospital público español.

Lo que aquí pueda leerse corresponde a eso, mi opinión, y como tal debe ser tomada, como algo que puede estar equivocado. Ni voy a intentar transmitir calma ni quiero asustar, y no lo voy a hacer porque no sé cómo va a acabar todo esto, aunque pueda tener intuiciones de hacia dónde vamos.

Así pues, continuemos. El tema del coronavirus está muy trillado. Este es mi blog y como tal escribo sobre lo que me interesa en cada momento y cuando me apetece.

Y como el tema está tan machacado ya, no veo oportuno en este momento hablar de virología, de dónde se inició todo o de cómo es la enfermedad. Quizá me anime en el futuro a escribir otros post. Ahora vamos con este asunto.

Creo que en el tema de la epidemia vamos tarde y mal. Somos muchos los que hemos dado tiempo y un voto de confianza al gobierno pero veo cosas que me hacen pensar que vamos por detrás del virus. Los tanques están a tiro de piedra de París y todavía estamos mirando qué ocurre en la frontera. Y esto lo pienso por la cronología de la enfermedad, que, sin ánimos de ser exhaustivos, es así:

Seguir leyendo “Blitzkrieg SARS-CoV-2: Mi opinión sobre el Coronavirus:”

La cruzada de los niños (1212) y Greta Thunberg

Es bien sabido que conocer la historia ayuda a predecir el futuro. Dado el gran desconocimiento general de la misma, muchas veces pensamos que lo que vivimos es novedoso y moderno, cuando podemos encontrar ejemplos en tiempos pretéritos que nos harían enmudecer, y a raíz de una reflexión que me ronda la cabeza, he querido desarrollar este texto.

“El que no sabe historia, está condenado a repetirla”. Confuncio.

En la Edad Media (año 1212) ocurrió un fenómeno tan surrealista que resulta difícil de creer, y, no en vano, todavía no se aclaran los historiadores sobre el grado de leyenda y realidad de este suceso. Sin embargo, arrullados por el “cuando el río suena, agua lleva”, vamos a darle un punto de credibilidad.

Seguir leyendo “La cruzada de los niños (1212) y Greta Thunberg”

Maricones y mariconazos.

En los últimos días hemos podido asistir de nuevo a uno de esos eventos en los que la hipocresía se da un pequeño homenaje a costa de nuestra salud mental. En esta ocasión le ha tocado a los homosexuales. Comenzamos:

La historia empezó el 18 de septiembre. Aquel día, el señor Arcadi Espada, un periodista y escritor español, tuvo a bien publicar este artículo en El Mundo titulado “Aznar, sin complejos”. En él, en resumen, hizo un pequeño comentario sobre la comparecencia de JM Aznar en el Congreso. A uno puede gustarle o no el mencionado político, pero lo que Arcadi Espada pretendía era alabar, lejos de su calidad como político y persona, reitero, su capacidad como hombre de convicciones firmes y difícil de doblegar, un político sin complejos de una derecha diametralmente opuesta a la ofrecida por Mariano Rajoy. Tal y como reza:

El expresidente Aznar, hoy en el Congreso. La derecha sin complejos, efectivamente. Pero no lo que la izquierda quiere que se entienda con ello, es decir, la reacción y la caspa sin maquillajes; simplemente una derecha que no se acompleja cuando la izquierda pretende someterla a su habitual tratamiento de superioridad moral.

Pues, bien, en este artículo, finalmente echa en cara a Aznar haberse equivocado en la manera en la que trató a Gabriel Rufián. Juzgad vosotros mismos.

Seguir leyendo “Maricones y mariconazos.”

La tiranía de los esclavos I: La persecución de la belleza

Un amigo mío de la guerra lo llamaba la tiranía de los esclavos. Es una historia que se ancla en las tradiciones filosóficas de nuestra sociedad. Este amigo mío era Licenciado en Historia y le encantaban estos temas. El caso es que hubo un tiempo, hace más de dos mil años, en el que se premiaba la belleza, la juventud, la potencia, la ausencia de piedad, la audacia… En resumen, se ensalzaban todas las grandes cualidades del ser humano. Era el reinado de los héroes y de los poderosos. Aquiles, Héctor, Julio César, Hércules, Gilgamesh, los guerreros de las epopeyas nórdicas… Era el superhombre. Ahora bien, conforme la religión cristiana iba imponiéndose, estos valores fueron mutando. Poco a poco las virtudes de las personas pasaron a ser la compasión, la humildad, el pacifismo, el victimismo. Estos movimientos pudieron ser aplastados por los poderosos, pero esto no ocurrió, y en cuestión de pocos siglos se alzaron con el poder. Era la tiranía de los esclavos, los débiles, los pobres y los poco valiosos; la famélica legión.

El débil sobre el fuerte, el pobre sobre el rico, el feo sobre el guapo, el tonto sobre el listo. A esto hemos llegado, y a esto llamaba mi amigo Raúl la tiranía de los esclavos. Vivimos en una sociedad que premia la incompetencia solo porque reúne algunos valores que, según el hilo moral del momento, son más adecuados para transformar esta sociedad con su ingeniería social. Ahora bien, cuando la gente valiosa se queda por el camino las naciones firman su sentencia de muerte. Será pronto o será tarde, pero será. Yo ya lo he visto, y ha ocurrido muy cerca de casa. ¿De verdad tienes alguna ilusión todavía por vivir en este mundo decadente?

Estos son varios fragmentos de mi novela “Extasía”. ¿Y a qué los saco a colación en este momento? Porque hoy he leído una noticia que ha hecho que me vinieran a la mente.

Resulta que el Ayuntamiento de Zaragoza ha tenido a bien prohibir un calendario que habían hecho los bomberos para recaudar fondos para la oenegé Dona Médula Aragón. ¿Sus motivos? Pues que, según el Consistorio, esos hombres que salen son “un modelo específico físico de hombre musculado en posición de vigor”, algo que “no se corresponder con las políticas feministas del Ayuntamiento”. Porque es un modelo basado en “valores de fuerza y virilidad, que no es el imperante sino un modelo que se quiere idealizar”. Que “O se modifica reflejando la pluralidad de valores masculinos o, si no se modifica, podrán seguir adelante con el calendario pero sin contar con el apoyo del Consistorio”, ha asegurado Cubero, y ha añadido: “Igual que no haríamos un calendario con 12 mujeres con medidas 90-60-90″, no se puede comercializar este calendario realizado desde una “lógica heteropatriarcal”

belleza 4

Creo que en mi novela anticipo una crítica a esta serie de pensamientos, pero es necesario citar en este momento a Steven Pinker, en cuyo libro, “La Tabla Rasa”, da un repaso monumental a la tendencia actual a despreciar la belleza como si fuera algo inventado o, peor aún, pernicioso.

Seguir leyendo “La tiranía de los esclavos I: La persecución de la belleza”