Blitzkrieg SARS-CoV-2: De la prensa, el gobierno y el coronavirus (V)

Quizá no aprendamos nada de esta crisis. Quizá cuando todo pase, que pasará, volveremos al estado previo. Reanudaremos la vida que llevábamos porque era cómoda, tranquila y teníamos cosas. Creo que será difícil que queramos ver las cosas de otra manera y enfrentarnos a la cruda realidad de nuestra existencia. Sin embargo… somos humanos, y hemos hecho grandes cosas a lo largo de la historia. La parte más optimista de mí quiere pensar que aprenderemos la lección. La cosa es que si salimos aprendidos no nos quedará otra que promover una brusca revolución.

El nivel de infamia del dúo gobierno + prensa comienza a ser tan indignante, insultante y grotesco que empiezo a darme cuenta de que ni en mis peores divagaciones podría haber llegado a creer que llegaríamos a donde estamos. Queda sobradamente demostrado que estamos en guerra, una guerra contra un virus, pero una guerra. En ese sentido, todo aquel que sabotee los esfuerzos bélicos de la humanidad debería ser considerado un enemigo de la nación. Es por ello por lo que creo que si los cauces de la justicia van por donde deben ir, todo el gobierno y gran parte de periodistas deben (y espero sea así) acabar entre rejas. Por el bien de todos, especialmente el suyo.

¿Y a qué viene todo esto? Como bien sabemos todos, nos encontramos en medio de una pandemia mundial de terribles proporciones. Hemos sido todos más que pacientes con nuestros líderes, los que se supone que están ahí arriba cobrando una pasta con una sola misión: garantizar la seguridad y la felicidad de los españoles. La traición e ineptitud de nuestro gobierno ha cruzado todos los límites, y es por ello por lo que estoy ya convencido de que la tregua que les hemos dado para que trabajen con libertad en pos de solucionar la crisis ha llegado a su fin. Que nadie me malinterprete, no estoy llamando a romper la cuarentena ni a desobedecer a las fuerzas del orden. Hablo de otra cosa.

Cuando las naciones se crearon, hubo una serie de elementos encargados de la estabilidad de las mismas. En esencia, el gobierno y los jueces debían vigilarse mutuamente para que ninguno de los dos se sobrepasase, de ahí la independencia judicial. Había muchos más elementos encargados de estabilizar todavía más la sociedad. Hablo de una época, por ejemplo, en la que el ejército o la monarquía eran partes independientes del gobierno cuyo único fin era el bien de la nación, por lo que no era raro que en determinadas ocasiones tuvieran que llevar a cabo pronunciamientos para derrocar gobiernos corruptos o negativos. Por otro lado, existía una sociedad civil que también podía atacar al gobierno en caso de que se excediera. Por ejemplo en la Baja Edad Media las ciudades se erigieron como organismos independientes del rey, en algunas ocasiones incluso más fuertes. En estas ciudades se producían ingentes cantidades de dinero que financiaba las guerras o grandes aumentos de población, sin olvidarnos que algunas tenían ejércitos propios que nada tenían que envidiar a las mesnadas reales. Florencia, Venecia, Milán… ciudades que parecían países y que podían hacer temblar a cualquier ejército. Y saltando unos siglos, nos queda la prensa. Hace poco descubrí que los quioscos, en un estado de alarma, son tan imprescindibles como los supermercados y las farmacias, de modo que no pueden cerrar. Y lo son porque venden prensa. ¿Y por qué es importante la prensa? Porque el concepto de “prensa” todavía sigue anclado en lo que era la prensa hace un siglo. Un periódico de tirada nacional y un periodista encabronado podían tumbar gobiernos hace cien años, demostrando que la labor de cualquier periodista siempre debe ser la de fiscalizar, controlar y destruir el poder allá donde se encuentre. La prensa siempre ha sido otro de esos contrapesos, otro de los elementos que trabajan por la libertad del pueblo. Su misión es esa, la de vigilar estrechamente al gobierno, destapar los casos de corrupción y cuestionar todos sus movimientos. Es bien sabido que cuando en un gobierno se aúnan todos los poderes de la nación se convierte en una tiranía. Como se dice, cuando el pueblo teme al gobierno se produce la tiranía, cuando el gobierno teme al pueblo se llama democracia.

aaaaaaaa

¿Y por qué la tomo con la prensa en estos momentos? Porque desde hace años ha establecido una alianza inquebrantable con el gobierno. Los periodistas doran la píldora a los políticos, los protegen y miman, lavan su imagen y aborregan a los ciudadanos. Los políticos, por otro lado, riegan de dinero público a los medios de comunicación y cuelan a sus comisarios políticos en ellos. Hace años que los medios de prensa ya no son eficientes económicamente. Son muchos los factores de ello, pero hay que señalar que no se han sabido adaptar a la revolución digital, que cada vez hay menos gente que se traga sus mentiras de ingeniería social y que actualmente es posible encontrar comunicadores independientes en Youtube, Blogs, iVoox o Twitter cuya calidad periodística supera con creces a la de la prensa convencional (y además se autofinancian con su propia publicidad, lo que los hace independientes y, por ende, pueden decir lo que piensan realmente y no lo que favorece a los políticos de turno).

prisa

Aquí podemos ver la cotización en bolsa de una empresa como Prisa, que lleva, entre otras, El País o la Cadena Ser. Una empresa que lleva muchos años perdiendo dinero y a la que han acudido a rescatar el gobierno y las empresas más poderosas del IBEX. ¿Cómo van a vendernos independencia periodística? De locos…

¿Y qué decir de la Sexta? Otra empresa deficitaria, otro buque de guerra de la izquierda, a la que tuvo que rescatar, sorpresa, el Partido Popular. Luego se creó lo que se conoce como duopolio informativo entre Atresmedia y Mediaset, que en esencia es copar casi toda la parrilla televisiva con el mismo tipo de información, ahogando las voces diferentes. Y ya para acabar, todos sabemos que Televisión Española vira ligeramente a derecha e izquierda con cada gobierno, pero lo de nuestra televisión pública últimamente comienza a ser demasiado grotesco. La que se supone es una televisión de todos hace cosas como ir a entrevistar a un trabajador sanitario por la crisis del coronavirus y justamente elegir a uno que es candidato por Podemos y que, curiosamente, echó la culpa de lo que estaba pasando, agárrense los machos, ¡A los recortes del PP!

Y quizá haya alguno que este tipo de cosas no le asusten, pero si como seres humanos somos capaces de neutralizar todos nuestros pensamientos y analizar todo fríamente, deberíamos recordar que hace seis años hubo masivas manifestaciones, se rodearon las sedes del gobierno, se pidieron dimisiones y se arengó a la desobediencia porque España trajo a un misionero enfermo de ébola, una trabajadora se contagió y se sacrificó por precaución a su perro.

Y en esta ocasión, desde el gobierno y la prensa, y, ojo, haciendo un impoluto y ya ridículo ejercicio de responsabilidad, la oposición, no se está haciendo una guerra al gobierno ni la mitad de fuerte, teniendo en cuenta incluso que hoy, a 31 de marzo, hemos superado los 8000 muertos.

Y si aun así uno quiere pensar que son cosas diferentes, que lo de la prensa no es tan gordo como digo, solo cabe hacerse una pregunta. Si conoce esta foto, la de aquel niño sirio llamado Alan que se ahogó cruzando el mar en 2015 (y que por la dureza de la imagen he decidido poner un dibujo). Si recuerda que salió en todos los telediarios, prensa, redes sociales, se hicieron camisetas, hashtags… todo ello buscando un objetivo espurio y difícil de concretar, como si los movimientos masivos de población en el mundo fueran culpa de una especie de colectivo derechista-patriótico-tradicional o la postura de los buenos fuera la apertura de fronteras.

niño sirio

Entonces, si todos tenemos en la cabeza esto, ¿por qué nadie recuerda una sola imagen de los muertos en los atentados terroristas de las Ramblas de Barcelona en 2017? Allí también había niños destripados tendidos en el suelo. Y yéndonos más al tema que nos atañe ahora mismo, en Madrid se ha habilitado el Palacio de Hielo, una gran pista de patinaje sobre hielo, para acumular las pilas de cadáveres del coronavirus, ya que ni las funerarias ni las morgues dan abasto para recibirlos.

Me gustaría poner una foto para que pudieran verlo, pero, ¿saben qué? No las hay. Nadie lo comparte. Nadie hace sangre con ello. La prensa lo silencia. ¿Por qué? Por el mismo motivo que no se ven las UCIs atestadas, el dolor de las familias… por el mismo motivo también que en Zaldibar, en el País Vasco, hay dos trabajadores del vertedero que llevan dos meses muertos en un desprendimiento que se produjo, sin que se haya conseguido extraer sus cuerpos. El asunto apesta a corrupción y politiqueo, pero, como no podía ser de otra forma, no está llenando telediarios o especiales de la Sexta. Tampoco se graba día sí y día también el sufrimiento de las familias ni se exigen responsabilidades, pues esta crisis afecta al PNV, socio del gobierno. Que, por cierto, rechazaron incluso la ayuda del ejército, porque ¿cómo va a necesitar al ejército español el indómito e independiente pueblo vasco, dónde vamos a ir a parar?

Cuando veo estas cosas pienso por ejemplo en el Prestige… ¿os acordáis? Cualquier momento es bueno para recordarlo, hasta en plena crisis del Coronavirus. ¿Y qué decir el 11M? “Los españoles merecen un gobierno que no les mienta”.  ¿Quién es el más corrupto de España? ¿Qué nos viene a la cabeza? ¿Nos suena Gurtel, Púnica, Bárcenas? Sí, ¿verdad? ¿Y ya ERES, cursos de formación, Pujol? También, pero no tanto… ¿no? ¿Y en cifras?

Tabla-de-corrupcion-3

¡Vaya! ¿Por qué nos hackearon el cerebro así?

Y si pensamos que esto puede cambiar vamos listos. Cada vez hay más evidencia de que el gobierno tenía datos desde enero de lo que iba a ocurrir. No es ya por exigir que hubieran tomado medidas drásticas, cosa que también era una posibilidad, pero ¿no podían haber, al menos, comprado material? Gracias a ello yo ahora podría ver a mis pacientes bien equipado ya que ahora lo estamos haciendo todos con bolsas de basura y mascarillas FPP1 que no nos protegen. No en vano, el porcentaje de sanitarios contagiados debería ser simple y llanamente una lápida para este gobierno.

¿Pero qué ocurrirá a partir de ahora? Lo de siempre. La prensa se encargará de lavar las manos llenas de sangre del gobierno, no hay que olvidar que gran parte de los españoles solo se informan por televisión. Y desde la legitimidad que me da el haber ido acertando hasta ahora en todas las predicciones, voy a dejar aquí escrito a fecha 31 de marzo que llegará el día en que el gobierno echará los muertos para afuera y nos culpará a los sanitarios, a la gente que rompió la cuarentena para aprovisionarse de comida, a los expertos, al títere de Fernando Simón, a la OMS, a la Unión Europea y a la oposición del nefasto manejo de esta crisis. Llegaremos a los 50.000 muertos oficiales pronto, lo que hará que sean en realidad unos 150.000 los muertos totales por este virus. Dudo mucho que nuestro gobierno quiera asumir que han sido culpables de una gestión terrible. Solo hay que ver que a día de hoy siguen sin hacer autocrítica de haber permitido el 8M y haber tardado tanto en cerrar el país. Es sencillamente grotesco…

Pero en traspasar la línea este gobierno reúne todos las medallas de guerra, llegando incluso a hacer cosas que resultan difíciles de creer. ¿La última? Crear un periodista que no existe, ponerle un retrato hecho por inteligencia artificial, crearle una cuenta de Twitter a mediados de marzo de 2020, llenarla de seguidores bots y desde ella comenzar a twittear estadísticas de que el gobierno lo está haciendo todo fenomenal. Tanto medró este Miguel Lacambra que hasta acabó escribiendo en Lamarea, uno de esos periódicos como Público o Eldiario, artículo defendiendo que todo va como la seda y que fue ampliamente compartido por todos los que desean tirar de ese sesgo de confirmación. ¿Cómo van a hacerlo mal los míos? Eso no puede ser. ¿Difícil de creer, verdad? Pues así fue.

Pero todo esto ya ha pasado. Todos podemos anticiparnos si leemos lo que hay que leer. ¡Qué visionario fue George Orwell en su 1984! Me ha costado encontrar este fragmento que tanto me horrorizó cuando lo leí, pero, a ver qué les parece.

“Desde entonces, la guerra había sido continua, aunque hablando con exactitud no se trataba siempre de la misma guerra. […] Pero hubiera sido imposible reconstruir la historia de aquel período ni saber quién luchaba contra quién en un momento dado, pues no quedaba ningún documento ni pruebas de ninguna clase que permitieran pensar que la disposición de las fuerzas en lucha hubiera sido en algún momento distinta a la actual. Por ejemplo, en este momento, en 1984 (si es que efectivamente era 1984), Oceanía estaba en guerra con Eurasia y era aliada de Asia Oriental. En ningún discurso público ni conversación privada se admitía que estas tres potencias se hubieran hallado alguna vez en distinta posición cada una respecto a las otras. Winston sabía muy bien que, hacia sólo cuatro años, Oceanía había estado en guerra contra Asia Oriental y aliada con Eurasia. Pero aquello era sólo un conocimiento furtivo que él tenía porque su memoria «fallaba» mucho, es decir, no estaba lo suficientemente controlada. Oficialmente, nunca se había producido un cambio en las alianzas. Oceanía estaba en guerra con Eurasia; por tanto, Oceanía siempre había luchado contra Eurasia. […] Lo horrible […] era que todo ello podía ser verdad. Si el Partido podía alargar la mano hacia el pasado y decir que este o aquel acontecimiento nunca había ocurrido, esto resultaba mucho más horrible que la tortura y la muerte. El Partido dijo que Oceanía nunca había sido aliada de Eurasia. Él, Winston Smith, sabía que Oceanía había estado aliada con Eurasia cuatro años antes. Pero, ¿dónde constaba ese conocimiento? Sólo en su propia conciencia, la cual, en todo caso, iba a ser aniquilada muy pronto. Y si todos los demás aceptaban la mentira que impuso el Partido, si todos los testimonios decían lo mismo, entonces la mentira pasaba a la Historia y se convertía en verdad. «El que controla el pasado —decía el slogan del Partido—, controla también el futuro. El que controla el presente, controla el pasado.» Y, sin embargo, el pasado, alterable por su misma naturaleza, nunca había sido alterado. Todo lo que ahora era verdad, había sido verdad eternamente y lo seguiría siendo.”

Da miedo, ¿verdad? Pero eso no puede pasar aquí, ¿no? ¿Cómo va el gobierno a salir indemne de esto? Pues bien, en este clima en el que los trabajadores se van al paro, los autónomos siguen pagando sus draconianos impuestos al fisco, siendo abocados a la quiebra y se comienza a crear un caldo de cultivo propicio para la miseria, en este contexto, el gobiernoha acudido a rescatar a las televisiones privadas con 15 millones de euros. ¿Tendrán estas televisiones ahora algún motivo para criticar y hacer su trabajo? ¿No les será más propicio ahora lavar la imagen del gobierno que las mantiene artificialmente?

a

Juzguen ustedes mismos, y, si por casualidad llegan a la misma conclusión que yo, la solución es muy sencilla:

  • No enciendo la televisión. No leo prensa, solo leo a periodistas independientes (algunos escriben en periódicos convencionales) que han demostrado ser imparciales.
  • Obedeceré la cuarentena, ahora no podemos hacer otra cosa, pero voy a fiscalizar los movimientos del gobierno. Es muy probable que en una de estas, con nocturnidad y alevosía, den el golpe definitivo a la democracia y las libertades que hasta ahora dábamos por descontadas.
  • Cuando esto pase me voy a acordar muy bien de todo lo que han hecho nuestros políticos.
  • Cuando esto pase me voy a acordar muy bien de todo lo que nos han engañado los medios de prensa.
  • Cuando esto acabe y seamos otra vez libres actuaré en consecuencia.

 

Mi memoria no se borrara.

Espero que la suya, queridos lectores, tampoco.

aaa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s